CONSEJOS PARA LA BETA ESPERA – ¿DOLOR DE REGLA O DE IMPLANTACIÓN?

Cuando visitaba foros de fertilidad por Internet, siempre leía la típica frase de: “mientras no haya sangre hay esperanza”, refiriéndose a que, mientras no hubiera un sangrado abundante claramente de menstruación, había esperanza de embarazo.

No os voy a mentir, me parecían unas ilusas que se agarraban a cualquier síntoma para seguir creyendo en un embarazo. Pero para variar, la vida se encarga de “darnos en los morros” para que aprendamos.

En mi betaespera, a partir del día 7 comencé a tener dolores de regla. Ya había leído que era posible tener ese síntoma por lo que intenté (no siempre con éxito) mantenerme optimista.

¿Que diferencias hay entre el dolor de regla y el dolor de implantación?

Imagen relacionada
Hablo de mi propia experiencia, obviamente. Cada mujer es un mundo y puede sentir cosas distintas.

– La intensidad del dolor: mis dolores premenstruales son siempre mucho menores que los de la regla. Me molesta, me duele el útero y los riñones pero de una intensidad media-baja. Los dolores de implantación eran mucho mayores, tanto, que en alguna ocasión incluso me maree.
– Momento del dolor: Aunque los dolores se producían durante todo el día, los mas fuertes se dieron sobre todo de noche, cuando estaba acostada o echada en el sofá.

Salvo esos dos detalles, es imposible diferenciar un dolor del otro.

“A toro pasado”, es muy fácil dar consejos. Os aseguro que la betaespera tiene su mala fama completamente merecida. Las mujeres lo llevamos especialmente mal porque tenemos tendencia a pensar en lo negativo, en lo que puede fallar… y eso, sumado a un cóctel hormonal hace que seamos vulnerables a pasarlo mal.Resultado de imagen de consejos
Mis consejos:
– Muévete:
No te quedes en plan momia en la cama. Primero porque no es bueno, el útero necesita irrigación, y tumbada en la cama la sangre no circula igual de bien. Segundo porque andar hace que el cuerpo se active y comience a liberar endorfinas.

– Distráete.
Soy partidiaria de volver al trabajo. Si posees un empleo, vuelve a tu trabajo, a tu rutina, a no tener tiempo para pensar. Mientras más vueltas se le da a la cabeza peor. Y en el tiempo libre, ve a ver películas, queda con amigos, cualquier cosa que te distraiga y te impida pensar.

– Rodéate de gente positiva.
En mi caso tuve dos personas que me ayudaron mucho.
Mi marido fue un apoyo fundamental. El verle tan convencido de que todo iba a salir bien y su optimismo me hicieron, dentro de lo posible, más llevadera la espera. Cuando me daba bajón él tenía una sonrisa y palabras de ánimo y verle tan seguro del resultado positivo hacía que yo confiara más en que iría bien.
Mi madre no se quedó atrás. Me apoyó en todos los sentidos (económico y emocional). El verla tan ilusionada con la idea de tener un niet@ (aunque es su caso sería el 3º) y tan convencida de que saldría bien, me animaba mucho. Ella me decía: tu aparato reproductor es buenísimo. Has salido a mi y por ahí no vas a tener problema ninguno.

Sea como sea, la betaespera es algo que hay que pasar y lo ideal es intentar que pase con el mejor humor posible y procurando no fijarse demasiado en los síntomas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.